¡Crea Dinero Con Tu Nombre y Firma! ¡Tu Credito Es La Maquina!

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on email
Email

Hasta el 1933 el dólar estaba respaldado por el oro. Por cada dólar en circulación, existía el equivalente en oro en las bóvedas de los bancos. Sin el respaldo del oro, el dólar es solo papel sin ningún valor. El dólar es solo una nota promisoria, un “te pagaré después”.

Pero en el 1933 el Presidente Roosevelt prohibió la posesión de oro y decretó que todos los ciudadanos de los Estados Unidos cambiarán su oro por dólares en cualquiera de los bancos centrales del país. Al principio cada persona recibía $20.67 por cada onza de oro, y luego con la devaluación del dólar $35 por onza.   

La pregunta del millón es: Si el oro le daba valor al dólar, que le da valor ahora que el oro no lo respalda? La respuesta es: Tu le das valor al dólar. Tu sudor, tu promesa de pagar el crédito que se te extiende en tarjeta, hipoteca, préstamo, etc.

Te pregunto: Cómo eres tú el respaldo del dólar?! Con tu nombre y tu firma. El crédito es dinero. Cada vez que tomas un préstamo, estás creando dinero de la nada, como lo hacen los bancos. Cuando tienes buen crédito, por ejemplo; tu puedes tomar un préstamo de $20,000 dólares a un 2% e invertir $10,000 a un 10% con un 8% de ganancia 10% – 2% = 8%.

Pones a trabajar $10,000 dólares y los otro $10,000 dólares los usas como baqueo. Este es solo un ejemplo súper simple. Pero creo que puedes ver el poder que tienes en las manos cuando tienes buen crédito. Tu crédito es tu banco. Es gratis. Solo necesitas tu seguro social y ya eres parte del sistema de financiero de los Estados Unidos.  

Pero, si usas el crédito para comprar muebles u otras cosas que no te pagan, entonces te endeudas y terminas odiando el crédito. Entonces lo ves solo como deuda, como un problema. Recuerda que el crédito es una herramienta, es como un martillo, puedes usar un martillo para clavar un clavo en la pared o para hacerle daño a alguien. Al final, el martillo es solo una herramienta que no siente ni padece, lo mismo que el crédito, tu crédito.

Si estás creando tu crédito, usa estos consejos: 1) no uses más del 25% del dinero en tu tarjeta o cuenta. 2) no hagas más de 3 solicitudes o consultas para tarjetas en 6 meses. 3) no le temas a las compañías de colecciones, ellas no tienen poder sobre ti, ningún poder.

Estos son los porcientos en factores que afectan tu crédito para bien o para mal, tenlos pendiente.    

35% Tu historial de pagos

30% Tus Deudas actuales

15% Tu historial de crédito (edad de las cuentas)

10% Se asigna a nuevas solicitudes de crédito

10% Corresponde a los tipos de crédito actuales

Recuerda, el crédito es dinero. Tu puedes crear dinero de la nada, como hacen los bancos. Tu tienes ese poder, úsalo sabiamente para tu bienestar financiero y el de tus seres queridos. Si necesitas ayuda con tu crédito, envíame un correo para una consulta gratis.

More to explorer

Scroll to Top